Oct
28

Historia

 La historia de Rata Blanca nos retrotrae al año 1985. Por ese entonces Walter Giardino era el nuevo guitarrista de uno de los máximos referentes del heavy metal nacional: V8.

 El guitarrista había sido convocado por Ricardo Iorio a raiz del alejamiento de Osvaldo Civile y Gustavo Rowek luego de un fallido intento de probar suerte con la banda en Brasil. A pesar de las diferencias musicales y de una primera negativa, Walter aceptó sumarse al grupo y comenzaron a ensayar el repertorio.

 Luego de cuatro shows Ricardo Iorio decidió expulsar del grupo al baterista, Gustavo Andino que era un amigo de Walter y había tocado en Punto Rojo. Intentaron tentar a Gustavo Rowek para que volviera al grupo, pero éste lo consideraba una etapa concluída. Le hizo saber su negativa a Walter Giardino, quién le comunicó su idea de grabar independientemente un demo con los temas de su autoría, para que le sirviera como carta de presentación en Inglaterra, ya que había pensado emigrar del país por el pésimo momento que vivía la música pesada. Gustavo accedió a esta petición.

 

Al ensayo siguiente se produjo una discusión entre Ricardo Iorio y Walter Giardino que terminó con el alejamiento del guitarrista. Dedicado ahora exclusivamente a la grabación del demo, convocó a Roldolfo Cava para las voces y a Yulie Ruth (Alakrán) en el bajo.

Formación de V8 en 1985:

 

Walter Giardino guitarra
Rodolfo Cava voz
Yulie Ruth bajo
Gustavo Rowek batería

 La grabación tuvo lugar en los Estudios Buenos Aires con Mario Sanguinet como técnico, quien luego repetiría la tarea con el primer disco de Rata Blanca en los mismos estudios. Los temas de la producción eran: “Gente del Sur”, “Rompe el hechizo”, “Chico callejero” y “La Bruja Blanca”; tres de los cuales luego formarían parte del álbum debut.

El resultado le gustó tanto a los músicos que decidieron intentar una vez más la formación de una banda en nuestro país. Comenzaron a ensayar con la formación del demo, aunque Yulie Ruth desde el vamos estaba a préstamo. El guitarrista Sergio Berdichevsky comenzó a ir a los ensayos, porque en aquel entonces vivía junto al baterista Gustavo Rowek.

Al poco tiempo Yulie tuvo que abandonar los ensayos por sus compromisos con Alakrán. Una noche, en un boliche, se encuentran con Guillermo Sánchez, a quien Sergio Berdichevsky conocía porque habían tocado juntos algunos conciertos en W.C. Le ofrecen ocupar el puesto en el bajo y éste acepta. Poco después el vocalista Rodolfo Cava abandona el proyecto, por indecisiones sobre su carrera musical. Entonces convocan a Saúl Blanch, un vocalista con bastante reconocimiento por haber sido el cantante de Plus y a quien Sergio y Guillermo ya conocían porque tuvo también su paso por W.C. (banda de la cual también en otro momento formó parte Gustavo Rowek).

Rata Blanca

Walter Giardino guitarra líder
Saúl Blanch voz
Gustavo Rowek batería
Sergio Berdichevsky guitarra rítmica
Guillermo Sánchez bajo

 Ensayaron dos años tratando de brindar ya desde el primer show un concierto distinto al de otras bandas, por profesionalismo, sonido y puesta en escena. Debutaron ante el público metálico el 15 de agosto de 1987 en la sala Luz y Fuerza ante 600 personas que colmaron la capacidad del lugar. Se había generado mucha expectativa entre la gente porque sus músicos provenían de bandas muy conocidas.

La propuesta de la banda: metal clásico era inédita en nuestro país. Para aquella época, la escena local gozaba de mejor salud que años atrás; con Kamikaze y Alakrán como sus mejores exponentes. El público seguidor del género solía generar desmanes en los locales porque se negaba a pagar la entrada de bandas nacionales. Rata Blanca desde el principio se propuso cambiar esta actitud de la gente ofreciendo espectáculos que valieran el precio de la entrada. Por lo tanto las presentaciones se realizarían en teatros y lugares que históricamente le habían cerrado las puertas a bandas de estas características.

“La banda tiene la potencia y la rítmica de heavy metal sumadas a estructuras melódicas y armónicas de la música clásica. Escucho a Pagnanini, Bach, Mozart, Vivaldi y Beethoven con el mismo interés que a Deep Purple, Rainbow, Judas Priest, Accept y AC/DC”
Walter Giardino

El 19 de septiembre de ese mismo año se produjo la segunda presentación; en esta ocasión en el Teatro Lasalle. Nuevamente un lleno total y mucha expectativa. No faltó quien le recordó insistentemente a Walter el nombre de su anterior banda, pero la música le ganó a la violencia. Luego de este show, Saúl Blanch se alejaría de la banda. Según sus propias palabras, veía que el grupo tenía buenas intensiones, que las ideas eran buenas, pero que la cosa distaba mucho de estar armada.

Rata Blanca con solamente dos presentaciones fue elegida revelación por los lectores de la revista Metal. Los primeros shows se hacían a pulmón, y no dejaban ganancias, entonces trataban de conseguir todo fiado de palabra a pagar luego del show. Tanto la sala, como las luces, los carteles, etc. El padre de Gustavo Rowek trabajaba en teatros, y sabía de puestas en escena, con lo cual figuraba en los panfletos a cargo de la dirección general. La gente se pensaba que era un millonario que bancaba a la banda, porque no entendía de otra forma que una banda nacional tuviera esa organización y ese despliegue.

El 2 enero de 1988 hicieron su tercera presentación en el Teatro Fénix del barrio de Flores, presentando al nuevo vocalista Carlos Périgo, en reemplazo de Saúl Blanch. Este cantante platense era poseedor de una interesante voz, pero por momentos exageraba los gritos y tornaba inentendibles las letras. Duró solamente una presentación. De su paso por Rata Blanca igualmente quedó la coautoría de uno de los mejores temas de la banda, que presentaron aquella noche: “Un camino nuevo”, que luego cambiaría su nombre por “Días duros”.

En febrero volvió Rodolfo Cava para hacerce cargo de las voces. Con él hicieron en abril el primer Halley, una discoteca que constituía el techo de las aspiraciones de muchas bandas metálicas. Para ese entonces la convocatoria del grupo era mucha y tanto Giardino como Rowek se habían sacudido el rótulo de ex-V8.

Pero pronto Rodolfo comunicó su desición de irse a vivir a España y por lo tanto la búsqueda de un cantante que le de estabilidad a la banda continuaría. Ingresó Shito Molina y en junio se presentaron en el estadio de Obras en el marco del festival Halley en Obras junto a Alakrán, JAF y Kamikaze.

La banda consiguió, a través de un conocido de José Luis Botto, un contrato con Polygram (dueña de los sellos Polydor y Vértigo) para grabar su primer disco. El mismo fue grabado en Buenos Aires Records, el mismo lugar en donde años atrás habían grabado el demo que dio origen a la banda. Ya tenían registradas todas las bases y las guitarras, pero a la hora de grabar las voces, el cantante Shito Molina sufrió algunos inconvenientes que lo dejaron practicamente sin voz. Desesperados, porque ya tenían casi todo el disco grabado, y si tardaban más de una semana la discográfica perdía interés en el proyecto, Walter llamó a Saúl Blanch, ya que era el único que conocía los temas a la perfección y estaba capacitado para cantarlos.

Saúl aceptó y el disco pudo terminarse, comprometiéndose además a presentarlo en vivo hasta que consiguieran un reemplazante. El contrato establecía que debían vender un mínimo de 4.000 copias en 6 meses para que la compañía se interesara en grabar un segundo disco. En octubre de 1988 salió a la venta y durante las primeras semanas se vendió poco, pero pronto superó cualquier espectativa, superando los 17.000 discos en 7 meses y agotando sucesivas ediciones. El tema de difusión “El sueño de la gitana” se había filtrado del circuito tradicional rockero y prendió entre el público no metálico. El otro corte de difusión “Chico callejero” se convertiría en un himno para los seguidores metalicos y sería el tema más pedido durante los primeros años de la banda.

La composición de dos temas (“Preludio obsesivo” y “El último ataque”) figuran a nombre de Roberto Conso. Muchos se preguntaron quién sería este excelente compositor, y detractores de Giardino afirmaron que eran los mejores temas del disco. La verdad es que todos los temas fueron compuestos por Walter Giardino, incluyendo esos dos, pero fueron registrados a nombre de Roberto Conso, quien era un allegado a la banda, para que cobrara los derechos de autor cada vez que los tocaran en vivo, ya que no tenían otra forma de pagarle una deuda.

La presentación se llevó a cabo el 17 de diciembre de 1988 en el Teatro Alfil. Por la afluencia de público se tuvo que agregar una segunda función esa misma noche. La presentación contó con la participación de un tecladista invitado, ya que habían incluído teclados en el disco y quedaron muy satisfechos con el resultado obtenido.

Luego de este cierre de año auspicioso encararon una gira por la costa atlántica a principios de 1989 y posteriormente se presentaron en Cemento. A pesar de que el público se mostraba muy entusiasmado con la propuesta de la banda y con el álbum debut, la búsqueda de un vocalista definitivo continuaba, llegándose a pensar incluso en JAF, como posible candidato al puesto.

Uno de los vocalistas que audicionó y no entró, llegó acompañado de Hugo Bistolfi, tecladista, quien tuvo mejor suerte ya que fue invitado a sumarse a las filas de la banda, primero en calidad de músico invitado durante algunos shows y luego ya sí, como el sexto miembro de Rata Blanca. El debut como sexteto fue en la discoteca Halley y dicha presentación quedó registrada en un video que PolyGram utilizó como difusión. Allí se puede observar la atención que la banda siempre puso en la escenografía y el vestuario.

Marcelo Michel (por entonces guitarrista de Attaque) amigo en común de Walter y Adrián Barilari, sabía que Rata buscaba cantante y los puso en contacto. Se realizó una reunión en la casa del vocalista a la que asistieron Walter y Hugo Bistolfi. Allí trataron de convencerlo para que ingrese a la banda. Mientras tanto Saúl Blanch aunciaba su alejamiento de la banda, ante el estupor de los fans que no entendían las causas. En declaraciones a la revista Metal Saúl alegó falta de democracia y anunció su proyecto solista (del cual se editó en 1990 Fiel a sus Fieles sin la repercusión deseada).

-BARILARI: Me acuerdo que la primera vez que Walter vino a mi casa no pasaba por la puerta!!!
-GIARDINO: ¡Y claro, si en tu casa son todos petisos! ¡Era Barilarandia!

Adrián por aquel entonces cantaba en Días de Gloria y no estaba convencido de abandonar aquella banda para entrar a Rata Blanca porque tenía una amistad con el resto de los músicos, y además algunos contactos con los cuales tratarían de hacer despegar su propuesta. Fueron justamente sus amigos, los músicos de su banda los que lo incitaron a probar suerte en Rata Blanca ya que tenían un disco editado y les había ido muy bien.

Su debut fue el 6 de octubre en la Federación Argentina de Box y luego de un breve gira por el interior del país, se internaron en los estudios para la grabación de la segunda placa. Ya contaban con un mayor presupuesto y la experiencia de haber grabado un disco, así que pudieron plasmar mejor lo que querían. El álbum finalizaba, al igual que el primero, con una emotiva balada intrumental. Sin embargo otro tema llamaría la atención de los técnicos: “Mujer amante”, que sin ser una balada funcionaba como tal, fue el último tema en grabarse y produjo en un técnico con olfato la exclamación: “…hay olor a guita”.

Sin embargo la banda apostó sus fichas a “La leyenda del Hada y el Mago” como primer corte de difusión y luego “Días duros” como segundo. Durante la grabación recibieron la noticia de que las ventas del primer disco, Rata Blanca, habían alcanzado ya el disco de oro. Luego de festejarlo, inciaron una gira por el sur del país y cerraron el año en la Calle Corrientes. Los días 29 y 30 de diciembre se presentaron en el Teatro Ópera en lo que fue un nuevo hito para el heavy metal nacional. El show fue impecable en todo sentido, iluminación, escenario, vestuario, sonido, etc; el fenómeno de Rata Blanca ya estaba dando qué hablar.

Magos, Espadas y Rosas (1990) aún sin haber llegado a las bateas ya tenía pedidos por 17.000 unidades. Y su presentación no pudo ser en un lugar más apropiado.

Hasta acá está revisada… a partir de acá es una acumulación de datos, que pronto tendrá forma.

que pudieron presentar masivamente en el show de Ian Gillan (ex Deep Purple y Black Sabbath) en Obras. Con su estilo “soft-metal ” alcanzaron en 1991 su pico de mayor popularidad, al vender más de 200 mil copias de su tres discos, apoyados en sus 120 shows por todo el país. El año se coronó con un concierto en Velez ante 30.000 personas, con Attaque 77 como teloneros. Una gran parte del repertorio posee una fuerte identificación con la música clásica, sin perder la fuerza metálica que los caracteriza. Es por ello que en el cierre de la “Gira Guerrera” (octubre del ’92 en el Opera), se presentaron con una orquesta de cuerdas e interpretaron un preludio de Johann Sebastian Bach y un fragmento de la Primavera de Vivaldi. La puesta tuvo el agregado de un video wall de nueve pantallas. 6.700 personas atendieron las tres funciones. «Rata Blanca hizo de todo – explica Giardino – Rata Blanca pasó por arriba todos los prejuicios, a las grabadoras, un montón de gente vivió de Rata Blanca y ganó dinero y haciendo que el heavy metal, inconscientemente, subiera a puestos inesperados e inalcanzables hasta ese momento. Y hoy todavía ninguna banda de heavy metal pudo hacer ni la mitad de lo que hicimos nosotros. Si hay tipos tan capaces, no se dónde están, porque no salen a tocar ni a la esquina» (F.Blumetti / C.Parise, pág 146). Rata Blanca sí salía a tocar: cuatro fechas promedio por fin de semana, en pubs, teatros y bailantas (hecho éste por el cual fueron muy criticados en un comienzo, pese a meter 4000 personas por show). «Nos dijeron caretas cuando nos fue bien y grasas cuando tocamos en bailantas. Pero soy del pueblo y fui a tocar para el pueblo» (Giardino al Sí de Clarín, 1/12/95). “Entre el cielo y el infierno” (1994) fue grabado en España con Mario Ian (ex Alakrán) y presentado en una gira latinoamericana. Fueron invitados a tocar en el festival Mosters of Rock de San Pablo, junto a Ozzy Osbourne, Therapy? Y Alice Cooper, en septiembre de 1995. En 1997 concretaron otro cambio de cantante: Gabriel Marian (ex-Escocia) reemplazó a Ian, luego de un casting de más de 100 vocalistas. Con esta formación editaron el séptimo disco, titulado simplemente “Rata Blanca”, con la intención de recuperar el terreno perdido en los tres años de ausencia en las bateas. Giardino confirmó la separación de la banda en abril del ’98. «La falta de promoción del último disco aceleró la decisión, pero es cierto que no estábamos pasando por el mejor momento». Giardino formó Temple.
La presentación del segundo Disco no podía ser mas prometedora, se realizó en el estadio Obras el 14 de Julio de 1990, colmando toda la capacidad de 4.500 personas. Mientras tanto las ventas de su primer album alcanzan las 35.000 y el segundo 27.000

Poco después, el 11 de agosto, volvieron al estadio Obras Sanitarias para telonear el show de Ian Gillan (que en ese momento se encontraba alejado de Deep Purple) ante un publico que lleno el lugar.

La productora que nuclea a varias bandas de rock duro y que regentea Halley organiza la primera Halley Tour, juntando a JAF, Alakrán y Kamikaze para varios shows en el interior. En septiembre se unen al cartel Rata Blanca y Lethal y llenan nuevamente Obras.

En septiembre del 90 la prensa especializada los señala como un nuevo fenómeno del Rock Las revista Pelo y Metal le dedican la tapa.

Como cierre del año la revista metal realiza una encuesta entre sus lectores dando como resultado un abrumador éxito de Rata Blanca.
Ganado el primer lugar como la banda del año Walter Giardino se lleva el titulo de mejor guitarrista Magos Espadas y Rosas se consagra como mejor Album Gustavo Roweck es señalado como segundo baterista “La leyenda ..” y “Mujer Amante” como 1º y 3º tema.

Durante ese año las ventas de Magos, Espadas, y Rosas se dispararon hasta el punto de sobrepasar las 300.000 copias vendidas (hasta la fecha, ha superado el millon de copias en todo el mundo y seguimos contando…!!!), la responsabilidad de semejante explosion se debio a canciones como La Leyenda del Hada y el Mago, pero principalmente Mujer Amante fue la cancion que llevo a Rata Blanca hasta los lugares mas impensados. Durante ese mismo año la banda realiza la gira Por el camino del Sol que los lleva a recorrer todo el pais, llevando a cabo mas de 120 shows, y la cual cerraron con un concierto en el Teatro Opera, y con una escenografia montada que simulaba un bosque encantado, que fue facilitada por el Sr. Rowek (padre de Gustavo) que por ese entonces trabajaba en el Teatro Cervantes.

Mayo 1991: Festival “Seis años de FM” en el estadio Obras junto a Ratones Paranoicos, JAF, Attaque 77, Divididos y Los Guarros.

Luego inician la Gira nacional “Por el camino del Sol”, dan 120 shows en 1991 y son la banda más taquillera. Los ven 170.000 personas y en total venden 205.000 discos (10.000 del primero, 130.000 del segundo y 65.000 del tercero). Cierran la gira del interior ante 6.000 cordobeses. Y el 28 de diciembre tocan en Velez con Attaque 77 como cierre de gira y presentación de su tercera produccion llamada Guerrero del Arco Iris, mezclado en Los Angeles, USA., que fue presentado con un concierto en el estadio de Velez Sarsfield ante 30.000 enfervorizados espectadores, durante el videoclip del tema homonimo pueden verse imagenes de este concierto que tuvo como grupo soporte a la banda de punk rock Attaque 77.

En 1992 la banda sorprende a todos con un excelente y polémico contrato para recorrer el circulo de bailantas. Hay quienes dicen que esto se debio a las deudas contraidas por el show de Velez pero nunca fue confirmado oficialmente, la cuestion es que a partir de ese momento la banda cargo con una cruz inmerecida, ya que lo que muchos no saben es que Rata Blanca uso las bailantas solo como lugar fisico, ya que nunca toco otra musica que no fuera la suya, pero como siempre es de esperar que algun mediocre sea quien juzgara de lo que nada sepa…

El 9 de febrero se presentan junto a JAF en el Festival de La Falda, Córdoba.

En el transcurso de 1992 llevaron a cabo la Gira Guerrera, la cual cerraron con 3 noches (1, 2, y 3 de octubre) presentandose, con un emotivo set junto a la Orquesta de Camara Solistas Bach, en el Teatro Opera nuevamente, durante las cuales se hicieron las tomas para el disco En Vivo en Buenos Aires (en el estudio movil de Pichon Dalpont, el mismo que habia utilizado Iron Maiden en Bs. As. meses atras) que por cuestiones contractuales saldria al mercado recien en 1996.

En 1993 Rata Blanca firma un contrato de $600.000 con la compañia discografica BMG y emprenden junto a la banda española Medina Azahara una gira por Mexico, Estados Unidos (donde tocan en el mitico Whisky a Go Go en el 8901 Sunset boulevard, de L.A., entre otros), y España, donde graban el cuarto trabajo de la banda llamado El Libro Oculto, un EP de 25 minutos de duracion con 5 canciones bastante mas duras que en Guerrero del Arco Iris, tal vez esa diferencia se debio a que durante la estadia de Walter Giardino en Los Angeles para la mezcla de Guerrero…, adquirio un nuevo sistema de sonido hecho por Bob Bradshaw (ingeniero de guitarras que armo los sonidos de Steve Vai, David Gilmour, Eddie Van Halen…) ademas de cambiar los pickups Di Marzio HS3 (puente y mastil) de algunas de sus Fender Stratocaster por los Seymour Duncan Hot Rails.

Durante esa gira Adrian Barilari comunica a Walter Giardino su decision de dejar la banda por motivos personales, ya que habia surgido un problema en su familia, a lo cual el resto de la banda le responde que deje la gira por la mitad y viaje a Buenos Aires. No obstante Adrian continua con el disco y la gira hasta finalizar con ambos. Una vez en Bs. As. Hugo Bistolfi se aleja de la banda y es reemplazado por Javier Retamozo, con esta formacion y durante un concierto en Obras, Adrian Barilari se despide de Rata Blanca y forma Alianza junto a Hugo Bistolfi.

Con la partida de Adrian Barilari queda vacante. una vez mas, el puesto de vocalista, que finalmente es ocupado por Mario Ian (ex Hellion y Alakran, actualmente en Devenir) y la banda se vuelca a un estilo bastante mas agresivo. En 1994 y con esta formacion, Rata Blanca graba, tambien en España, su quinto disco llamado Entre el Cielo y el Infierno, un disco claramente mas pesado que por su condicion, tuvo una muy buena aceptacion dentro del publico metalero, y que fue presentado con una gira latinoamericana.

En 1994 Rata Blanca hizo dos grandes giras por México, Estados Unidos y España.

En 1995 la banda entra otra vez a un estudio, esta vez para grabar Breaking away, un tema de Sumo para participar en el disco tributo a la banda de Luca Prodan (q.e.p.d.).

Con esta formacion Rata Blanca logra su mejor etapa de proyeccion internacional. En el mes de septiembre de ese mismo año son invitados a tocar en el Mosters of Rock de San Pablo, Brasil, compartiendo cartel con artistas como Ozzy Osbourne, Therapy?, Alice Cooper y Megadeth. Pero increiblemente, mientras todo esto sucedia , para los medios de comunicacion locales Rata Blanca habia dejado de existir, y ya ningun diario, ni revista, ni radio hablaba de la banda que habia transpasado las fronteras y estaba triunfando en tierras lejanas con nuestra bandera en lo alto, sin dejar de ser los mismos muchachos de Flores, Caballito…

En 1996 se presentaron en el homenaje a Sumo en el estadio Obras. Finalmente es editado el disco En Vivo en Buenos Aires, un disco con 7 canciones y 3 temas instrumentales grabado en 1992 al cierre de la Gira Guerrera, y asi concluye el contrato de la banda con Polygram, a pesar de que la idea inicial era que este fuera un disco doble en vivo con todos los temas del primer disco cantados por Adrian Barilari.

En 1997 Rata Blanca sufre otro cambio de cantante. Luego de un casting del que participaron mas de 100 postulantes Gabriel Marian, de por entonces 23 años, es elegido como nuevo cantante de la banda. Con esta formacion Rata Blanca edita su septimo disco titulado Rata Blanca VII, pero la intencion de recuperar el terreno perdido se vio frustrada por la poca publicidad y aceptacion que tuvo esta placa.

 

 

Rata Blanca realiza su ultimo concierto el 27 de diciembre de 1997 en el Teatro Astral y finaliza tocando El Ultimo Ataque.

En abril de 1998 Walter Giardino anuncia la separacion de la banda prometiendo juntarse al menos una vez por año para hacer algun show. Gustavo Rowek y Sergio Berdichevsky se mantienen unidos para formar Nativo, Guillermo Sanchez forma una banda llamada Revolver, y Gabriel Marian forma Jersey.

En diciembre de 1998 Walter Giardino presenta su disco solista titulado simplemente Walter Giardino Temple con dos presentaciones a sala llena en el Teatro Maipo. El abril de 1999 Temple actua en Obras de soporte de Deep Purple y unos dias mas tarde hace lo mismo en la ciudad de Mar del Plata, luego con shows el 7 de mayo en Riders, el 16 y 17 de julio en el Teatro Santa Maria, el 14 de agosto en Showcenter de Haedo, el 25 de septiembre en Cemento dentro del Metal Rock Festival III (donde fue anunciado un concierto 15 dias despues donde presentarian temas nuevos, que luego fue suspendido por la proximidad a la siguiente fecha), y cerrando el año con un show en el Teatro Coliseo el 20 de noviembre tocando junto a Glenn Hughes, el concierto termino con la banda de Hughes junto a Walter Giardino tocando juntos Burn de Deep Purple. Luego de este show Norberto Rodriguez (voz), Ruben Trombini (bajo), y Pablo Catania (teclados) quedan desafectados del proyecto solista de Giardino.

Desde que Rata Blanca se separo Walter recibia ofertas para volver a juntarla, y no dejo de hacerlo durante los nueve meses que estuvo fuera de los escenarios intentando rearmar su banda, hasta que en pleno invierno del 2000 Walter anuncia su vuelta al ruedo con 2 shows, el 18 de agosto en Bs. As. y el 20 del mismo en Rosario, junto a Fernando Scarcella (bateria), Daniel Leonetti (bajo), Miguel de Ipola (teclados) y con Adrian Barilari como cantante invitado. Los conciertos superaron ampliamente las espectativas, durante los cuales es presentada (en una emotiva e increible version en vivo con participacion del publico) la version acustica de Mujer Amante junto a un cellista, y un violinista invitados.

Tambien presentaron dos temas nuevos de Temple (La Gran Batalla, y Revancha) que probablemente esten en el proximo disco de Rata Blanca, ademas de tocar Chico Callejero, Dias Duros, y cerrar el show tocando La Leyenda del Hada y el Mago con un Museum vibrando desde sus cimientos y haciendo temblar a todo el barrio de San Telmo.

Desde ese momento tanto Walter y Adrian como el publico se dan cuenta de que la escencia de Rata Blanca sigue intacta y pareciera que el tiempo no hubiera pasado.

Durante el show en Museum, Bs. As., Daniel Leonetti manifiesta una actitud que lleva a Giardino a tomar la decision de serpararlo de la banda luego del inminente show en Rosario, y como ya estaba confirmada al menos una presentacion, el 2 de septiembre en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, Walter llama a Guillermo Sanchez (en ese momento en Santeria) para que integrara la banda tocando el bajo.

Ya con 3 integrantes de la formacion dorada de Rata Blanca, Walter Giardino decidio que no podia seguir llamando Temple a la banda, asi que realizan 2 presentaciones en Bolivia, y una en Chile bajo el nombre de Rata Blanca. Luego de las cuales Giardino llama a Hugo Bistolfi para que se vuelva a encargar de los teclados, motivo por el cual Alianza (banda con la cual Barilari y Bistolfi sacaron 3 discos: Sueños del Mundo, Alianza Barilari-Bistolfi, y Huellas) queda relegada a un segundo plano pero sigue paralelamente. Walter tambien se comunico con Gustavo Rowek y Sergio Berdichevsky pero estos se negaron a volver a Rata Blanca para seguir con Nativo, que hacia poco habia sacado Consumo, su primer trabajo.

Ahora como quinteto (con solo una guitarra), con la formacion Giardino-Barilari-Sanchez-Bistolfi-Scarcella, Rata Blanca emprende a principios de octubre una gira por Mexico (18 presentaciones), Ecuador, y Colombia para finalizar con un concierto el 19 de diciembre de 2000 en el Teatro Coliseo a sala llena y dejando gente afuera. Unos dias mas tarde sale a la venta por el sello Universal el octavo disco llamado Grandes Canciones, un grandes exitos que contiene como bonus track la version acustica de Mujer Amante grabada en estudio que ya lleva mas de 15.000 copias vendidas.

Rata Blanca continuó dando espectáculos, llenando teatros, y en el 2002 graban lo que sería el noveno disco, titulado “El camino del Fuego”. El tema difusión fue “Volviendo a Casa”, el cual sonó en todas las radios de Capital y varias del interior.
El disco fue muy aceptado por los fanáticos, cambiando bastante la línea, esta vez con una propuesta hardrockera, con grandes influencias de Deep Purple y bandas del estilo.

El 2 de noviembre de 2002, Rata Blanca realiza un grandioso recital en el estadio Luna Park, llevando aproximadamente 15 mil personas. Estaba en los planes la grabación de un DVD en vivo, pero por problemas técnicos no se pudo llevar a cabo.
Se tuvo que agregar otra función más, el 22 de noviembre (la banda estaba de gira, por eso fue seleccionada esa fecha), el cual explotó también, con una cantidad aproximada a 8 mil espectadores.

Al no salir en DVD, el recital fue grabado para ser editado en un CD, y así fue como nació el décimo disco de la banda (y el segundo en vivo), titulado Poder Vivo.

El DVD había quedado en el aire, hasta que finalmente, la banda decide montar un show en Obras, el 26 de Julio del 2003, y grabarlo esa noche.
Un Obras llenísimo se hizo escuchar. Tocaron grandes perlas de viejos discos (votadas por los fanáticos en el foro oficial), como por ejemplo Jerusalén, Cuarto Poder y Sin Tu amor nada Existe, los cuales no pudieron salir en el DVD por algunos inconvenientes legales.
El DVD salió a la venta el mismo año, conteniendo el recital, más un plus de biografia, fotografias de la banda y cuatro videoclips oficiales.
Además, junto con el DVD, sale el onceavo CD de la banda (y el tercero en vivo), que contiene casi los mismos temas del DVD.

 El 11 y 12 de Diciembre de ese mismo año, la banda realiza dos shows con un invitado de lujo: ni más ni menos que Glenn Hughes, en el teatro Gran Rex, a sala llena. El recital fue grabado, para ser editado en un nuevo DVD que verá luz en el 2005.

Rata siguió haciendo giras por Latinoamérica, España, Estados Unidos, siempre llenando estadios y teatros, mostrando lo mejor de su música.
En Octubre del 2004, la banda es convocada para tocar en el Quilmes Rock Festival, un evento anual Argentino que reune a muchísimas bandas de rock nacional. Rata Blanca es la anteúltima de la fecha sorpresa que fue cerrada por The Offspring, la banda americana, que presentó su útlima placa.

Luego, Rata sale al exterior nuevamente, a presentarse en Estados Unidos, México y algunos países americanos, pero retorna para la grabación de lo que será su próxima placa.

En Abril de 2005 sale su onceavo disco, titulado “La llave de la puerta secreta” en el cual se puede contemplar un enorme en la banda, muy aceptado por la gran mayoría de los fans. El disco tiene variedad de estilos, mezclando matices y tonalidades de Rock and roll, metal clásico y hard rock.
Dos días antes de salir a la venta, el disco ya era disco de oro.
La banda se presenta en Musimundo el 26 de abril para realizar una preventa de su nueva placa, convocando alrededor de 4.000 fans que formaron casi 5 cuadras de cola para adquirir el álbum. El evento sería transmitido en vivo por Olmedo en su programa Apagá la Tele, entrevistando a los músicos.

La historia sigue escribiéndose…

UN CLASICO:

Anuncios
Oct
28

 

BIOGRAFIA:

Sui Generis surge de la fusión de dos bandas acústicas juveniles, que se hacían escuchar en los colegios de Caballito. Mientras cursaba la escuela secundaria, Charly García conoció a Carlos Alberto Mestre, «Nito». Junto a él y a Carlos Piegari, Beto Rodríguez, Juan Belia y Alejandro Correa formó Sui Generis, que, tras sufrir varias deserciones por diversos motivos (y en vísperas de un recital), quedó convertido en un dúo.

Nito Mestre recuerda esos momentos previos al show: «Pensamos que era el final de un sueño, pero estábamos obligados a subir al escenario. Ya nos habíamos gastado la plata en cerveza y no podíamos devolver el cachet del que nos contrató. Entonces juntamos coraje y salimos, él con la guitarra criolla y yo con mi flautita. Yo estaba muerto de miedo, pero Charly me daba ánimo. No sé cómo pasó, pero a la gente le encantó».

Tras grabar “Vida” (1972) al estilo folk norteamericano (muy de moda en esa época), el grupo comenzó a crecer en popularidad. Con un piano -«a la Elton John», como más tarde reconocería el propio Charly -, una flauta y una temática muy influenciada por Bob Dylan, trascendieron las fronteras de los rockeros, para instalarse como representantes de un grupo más amplio de la juventud. Su segundo disco, “Confesiones de Invierno” (1973), tenía un mejor sonido y más justeza instrumental, pero mantenía el estilo característico del grupo. Sui Generis ya estaba consolidado.

El 1974, para el tercero de sus discos, “Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones”, Sui Generis se transforma en un cuarteto eléctrico, ya que se suman Rinaldo Rafanelli y Juan Rodríguez, en el bajo y la batería, respectivamente. Este profundo cambio – impulsado por el hastiado García – desconcertó al público y frenó un poco el increíble éxito del grupo. De todas formas, se rescatan temas como “Las Increíbles Aventuras del Señor Tijeras” y “Pequeñas Delicias de la Vida Conyugal”.

El cuarto disco de Sui Generis se iba a llamar “Ha Sido” y sería básicamente instrumental, razón por la cual Mestre perdió interés. El desgaste, la censura, las interminables giras y la diferencia de gustos entre Nito y García llevaron a disolver la agrupación. Como broche de oro realizaron dos presentaciones en el Luna Park, el 5 de setiembre de 1975, con un lleno total y gente que quedó afuera. Un éxito inesperado hasta para ellos. Las 11 mil localidades puestas en venta se agotaron dos semanas antes del show. Decidieron agregar tres mil entradas más, que también desaparecieron de las boleterías rápidamente. Así se agregó una segunda función para la misma noche. En total: 25.600 espectadores. El recital se denominó “Adiós Sui Generis” y fue acompañado de un álbum doble y una película documental, ambos con el nombre del concierto.

A mediados de diciembre de 1980, Uruguay y Chile fueron testigos de la reunión de Sui Generis. En ese entonces, aprovecharon la ocasión para presentar el material nuevo de Charly y Nito con sus respectivos conjuntos. En Montevideo, ante 16.000 personas, Nito y su banda arrancaron con “Fusia”, la bella melodía de PorSuiGieco, y “Toma dos blues”. A continuación entró Charly y juntos interpretaron “Confesiones de invierno”, “Mariel y el Capitán”, “Natalio Ruiz”, “Para quién canto yo, entonces”, “El tuerto y los ciegos” y “Fabricante de mentiras”. Más adelante, el resto de Serú reemplazó a la banda de Mestre, para hacer, entre otras, “No llores por mí, Argentina”. Para finalizar, volvió Nito con su gente y todos rememoraron “Eiti-Leda” y “Rasguña las piedras”. Una semana después, repitieron estos shows en Santiago de Chile.

En 1993, Nito publicó “Canta a Sui Generis”, una recopilación que contenía los hits más importantes del dúo, pero con sonido de los ’90. Con la producción de Daniel Grinbank, el disco tuvo bastante aceptación del público. García, que siempre había negado la posibilidad de reunirse con Nito para tocar juntos, reaccionó con indiferencia, aunque sólo recién de una charla entre ambos se recompuso la relación, que se había vuelto tirante. “Con Nito y el disco de Sui está todo bien. Pero me hubiera gustado que me avisara antes y no cuando el proyecto estaba terminado” (Clarín, 24/08/93). A Charly no le molestaba tanto que haya grabado el disco, sino que Grinbank fuese su productor.

Durante todo el 2000 se habló sobre el supuesto reencuentro del grupo. Y así se concretó: toda la información al respecto está disponible en BienvenidosAlTren.com, un website creado especialmente para la ocasión.

   

 

 

 

 

 

Discografía
Vida, 1972
Confesiones de invierno, 1973
Alto en la torre (simple), 1974
Pequeñas anécdotas sobre las instituciones, 1974
Adiós Sui Generis, 1975
Antología, 1991
Adiós Sui Generis Parte 3, 1995
Sinfonía para adolescentes, 2000
Si

, 2001

UN REGALO PARA LOS FANATICOS DE ESTA LEGENDARIA BANDA:

Oct
24

 

UNA DE LAS BANDAS CON MÁS TRASCENDENCIA EN LA ACTUALIDAD DEL ROCK ARGENTINO, TOCARA EL 14 DE NOVIEMBRE EN TUCUMÁN EN CLUB CENTRAL CORDOBA,SE PROMETE UN MUY BUEN SHOW CON TEMAS CLASICOS COMO “LA BOLSA”, “PACTO”,”MI CARAMELO” ENTRE OTROS.

(GUSTAVO CORDERA,LIDER DE LA BERSUIT)

YA ESTAN A LA VENTA LAS ANTICIPADAS SU PRECIO ES DE $ 35.

Oct
21

PATRICIO REY Y SUS REDONDITOS DE RICOTA: OTRO CLASICA BANDA DEL ROCK NACIONAL ARGENTINO.

Esta banda tiene origen en La Plata, en 1976. Descendiente directa de La Cofradía de la Flor Solar, en un principio no tenía ni nombre ni integrantes fijos, sino que alrededor de 15 músicos se alternaban en los instrumentos. Los tres pilares fundamentales son: el Indio Solari (voz), Skay Beilinson (guitarra) y Carmen Castro ‘La Negra Poly” (manager y alma mater), a quienes se podría agregar Ricardo Cohen, “Rocambole”, algo así como el director artístico de la agrupación. Skay había integrado Diplodocum, junto a su hermano Guillermo Beilinson, Topo D’Aloisio, Isa Portugheis y Bernardo Rubaja.


Si bien la música siempre formó parte esencial de los shows de Patricio Rey, en las primeras presentaciones en teatros de La Plata se ponían en escena números de teatro y ballet, mientras se repartían verdaderos redonditos de ricota entre el público.
Ya para el ’78 se presentan en teatros under de la Capital. Entre 1979 y 1980 la banda se distancia: Skay y Poly se mudan a Mar del Plata y el Indio a Valeria del Mar. Como la costumbre lo indica, a fines de año se reunían para tocar juntos.
En 1981 retomaron el rumbo de los pubs, para llegar a grabar su primer demo profesional, en 1982: “Nene, nena”, “Mariposa Pontiac”, “Superlógico” y “Pura suerte” fueron los temas registrados en RCA, que logran una importante difusión en las FM porteñas. Para ese entonces también se habían unido a la banda las coristas Bay Bisquits (Vivi Tellas, Fabiana Cantilo e Isabel de Sebastián). También participaba el periodista Enrique Symms, recitando y monologando en la introducción del espectáculo.
En diciembre de 1984 grabaron “Gulp”, la primera placa, en los estudios de MIA, con Lito Vitale como operador y músico invitado. La plata para esta producción independiente provino de un pozo común formado por un porcentaje de las ganancias de cada show.


“Oktubre” (1986), la segunda placa, termina de lanzarlos a la masividad. Los hits más importantes son “Semen-Up” y “Fuegos de octubre”.
A comienzos de 1988, Walter Sidotti reemplaza a Avalos en la batería. También se aleja D’Aviero. En noviembre, el que emigra es Crook (se une a Los Abuelos de la Nada) y su lugar lo ocupa Sergio Dawi. Por entonces, los Redondos eran elogiados casi devotamente.
“Un baión para el ojo idiota” es el título del tercer disco (1988), “el que refleja más fielmente el sonido del grupo”, según el Indio y que contiene una canción emblemática para ellos y su público, “Vamos las bandas”.
“Esa estrella era mi lujo”, “La pabellum de un psicópata” y “Héroe del whisky” son los temas que sobresalen del siguiente LP, “¡Bang! ¡Bang! ¡Estás liquidado!” (1989). El 29 de diciembre de 1989, diez días después de llenar dos Obras, se presentan en el campo de hockey del mismo club, ante 25.000 fans, cifra inédita hasta entonces para ellos. El año ’90 transcurrió con constantes presentaciones en discotecas y en el estadio Obras Sanitarias. Esto modificó en parte la relación entre la banda y su público.
En abril de 1991 vuelven a presentarse en Obras. La Policía detiene a unas 40 personas, entre las que se encuentra Walter Bulacio, quien tras pasar horas encerrado en un calabozo y 5 días en coma, muere en medio de declaraciones contradictorias. La carátula pasa de “muerte por lesiones graves” a “muerte dudosa”, pero los culpables no aparecen, pese a las marchas de repudio. Desde ese entonces, un nuevo cantito es incorporado por el público: “Yo sabía, yo sabía, a Bulacio lo mató la Policía”.
Para fines de ese año, Patricio Rey se vuelve a presentar en Obras con su nueva placa: “La mosca y la sopa” (1991), que tiene en “Mi perro dinamita” y “Un poco de amor francés” a sus temas más importantes.
El disco en vivo “En directo” (1992) es una especie de “pirata oficial” según el mismo Skay. Incluye grabaciones de shows minuciosamente seleccionadas y remasterizadas en Estados Unidos.
Patricio Rey se decide entonces a lanzar un disco doble con 25 temas, titulado “Lobo suelto” / “Cordero atado” (1993). Por primera vez en su carrera, los Redondos se animan a un estadio de futbol: dos noches consecutivas en Huracán, con 80.000 espectadores en total, dan prueba de la aceptación del disco.
Tars largos meses de silencio, se anunció una presentación en la ciudad santafecina de San Carlos, en agosto del ’95. Para la fecha del show, la capacidad hotelera había sido totalmente saturada y hordas de fanáticos se instalaban en carpas en las afueras de la ciudad. Realizaron dos shows en una discoteca con capacidad para 3000 personas que fue totalmente colmada.
Hacia fines de diciembre de 1998, los Redondos se presentaron en el estadio de Racing, para la presentación del “Ultimo bondi a Finisterre”, el noveno disco. Dos shows con más de 45.000 personas en cada uno cerraron un año con Patricio Rey muy cerca de la Capital Federal, como hacía mucho tiempo que no se podía gozar.
Ese esperado show en pleno Buenos Aires tuvo lugar finalmente los días 15 y 16 de abril del 2000 en River. Con algunos incidentes en las inmediaciones del estadio, alrededor de 140.000 fanáticos participaron de un hecho calificado por la prensa de “histórico”.
Un año después, Los Redondos se presentaron en el Estadio Centenario de Montevideo, el primero de la banda fuera de Argentina.
Al show le siguieron varios meses de silencio, hasta que finalmente, Skay y la Negra Poly anunciaron que “al menos por un tiempo”, Patricio Rey permanecería en silencio. Luego, Skay anunció el lanzamiento de su primer disco solista, llamado “A través del mar de los Sargazos”.

Oct
21

 

ESTA ES UNA DE LAS BANDAS LEGENDARIAS DEL ROCK NACIONAL ARGENTINO Y DE LATINOAMERICA.LA BANDA DE ROCK MÁS INFLUYENTE Y LA QUE LES ABRIÓ LAS PUERTAS A TODAS LA BANDAS ARGENTINA.

Fué una banda que revolucionó el rock en español y que cuando se despidió de los shows y de hacer música en el año 1997 creiamos que no ibamos a poder disfrutar de esta banda nunca más,hasta que 10 años después la banda se reunio nuevamente para hacerles conocer a las nuevas y recordar a las viejas generaciones de que esta hecho “SODA STEREO”.

Biografia:

Un día del año 1979, dos estudiantes de publicidad de la Universidad de El Salvador, Gustavo Adrián Cerati (nacido el 11 de agosto de 1960 en Urquiza, Buenos Aires) y Héctor Pedro Juan Bosio (nacido el 1 de Octubre de 1959 en San Fernando, Buenos Aires), se cruzaron en un pasillo tarareando Regatta de Blanc de The Police, disco preferido del momento de los dos.

Lo concreto es que los dos tenían un grupo de rock. Dos años después, ya consolidada la amistad, Gustavo y Zeta coincidieron en un grupo llamado Stress que tuvo cortísima vida: llegó a hacer solo una actuación. Ya en el 82, conocieron al baterista Carlos Alberto Ficicchia, nacido el 27 de Marzo de 1963, en Núñez (Buenos Aires). Después de probar sin éxito a un cuarto integrante –entre ellos Ulises Butrón, Daniel Melero, Eduardo Rogatti y Richard Coleman- Soda Stereo quedó en lo de siempre, un trío: Gustavo, Zeta y Charly .

Comenzó su exitosa carrera en el año 1982 como herederos directos de la new wave y protestando por la pasada guerra de las Malvinas, el nombre Soda (por lo burbujeante) Stereo (por que sus oyentes podían encontrar dos canales complementados, uno: el de la calidad y el otro canal del Stereo fue la masividad) sonaba ridículo, así también como el sonido. Pero no le fue nada mal, ya que al poco tiempo fue contratada por conocidos bares de la época como: Zero (donde también tocaba Sumo, que en una ocasión subió al escenario Luca Prodan a tocar con ellos y donde una vez, charlando con sus integrantes, Roberto Petinatto, en ese entonces saxofonista de Sumo, les había augurado que serían Los Beatles argentinos), Einstein, Stud Free Pub, Le Paradise, Caras Mas Caras, Prakultural y la Esquina del Sol. “Nuestro debut fue en un desfile de modelos de la discoteque Airport, que quedaba cerca de donde ensayábamos en Buenos Aires. Nadie nos dio bolilla.

La segunda presentación sí fue importante, en un pub muy chiquitito. El grupo que tocaba en ese momento falló, y nos llamaron a nosotros justo cuando estábamos comiendo tallarines en la casa de Charly, que quedaba muy cerca.” Contaba Gustavo Cerati sobre los primeros shows del grupo.

En el otoño de 1983, Soda Stereo le grabó un demo a un periodista deportivo llamado Marcelo Tinelli, uno de los primeros en difundir el comienzo del grupo en las radios. La primera presentación importante de Soda stereo fue en febrero de 1984, en Marabú donde también tocaron Los abuelos de la nada, Los Twist y Virus. Allí fue donde les ofrecieron un contrato. Y luego de poco más de un año de espera, llegó el primer disco llamado “Soda Stereo”. Con el sello “Sony Music” y producido por Federico Moura, líder y cantante de entonces del grupo “Virus”. La banda que tocó en el disco era: Gustavo en voz y guitarra, Zeta en bajo y coros, Charly en batería, Daniel Melero en teclados y “el Gonzo” de los Twist en saxo. En un disco que retrata con humor y percepción los valores de la naciente posmodernidad criolla: la obsesión por la silueta y el hedonismo (en temas como “Dietético” –título de su primer video clip, “Mi novia tiene bíceps”, “Afrodisíacos”), la omnipresencia de la televisión (en temas como “Sobredosis de TV”, “¿Por qué no puedo ser del jet-set?”) y las tensiones de los últimos años de Guerra Fría (“Un misil en mi placard”). Zeta Bosio decía: “Entusiasmo e incertidumbre. No, incertidumbre no, entusiasmo. Alegría. Tocábamos, no iba a ver gente y estábamos grabando un disco. Con eso nos bastaba.” Cerati decía “Federico Moura fue muy importante porque en la Argentina no se tenía ni idea de lo que era un productor artístico. Un disco caótico pero el placer de escuchar tu voz en un cassette era grande”, acerca del primer disco, “Nuestra música es dietética. Tratamos de mantener los cuerpos sanos y las mentes desaceleradas. Proponemos la vuelta al baile”. Con ese álbum, el trío pasó de promesa a revelación, que había vendido 40 mil copias y fue presentado en el teatro Astros en diciembre de ese año. El show ofrecía una propuesta estética que ya se deslumbraba como novedosa: escenografía, vestuario y maquillaje perfilaban un estilo que haría historia. A fines de diciembre se presentaron en la Esquina del Sol y tocaron los temas: Afrodisiacos, Sobredosis de TV, Tele-K, Te hacen falta vitaminas, Danza rota, Ecos, Un misil en mi placard, Dema-Gogo (un tema inedito), Mi novia tiene biceps, Dietetico, ¿Porque no puedo ser del jet-set? y Vitaminas (bis).

Soda stereo seguía recorriendo el circuito underground de Buenos Aires. En junio de 1985 volvieron al Teatro Astros, con un escenario decorado con una playa de plástico, con palmeras, reposeras y demás elementos, respondendo irónicamente a quienes los tildaban de “plásticos” y “pasatistas”. En julio, se presentaron en el Pinar de Rocha tocando los temas: El tiempo es dinero, Afrodisiacos, Nada personal, Vitaminas, Tratame suavemente, Estoy azulado, Ni un segundo, Un misil en mi placard, Tele-K, Cuando pase el temblor, Dietético, Jet-set y Sobredosis de TV. 1985 fue el año de su segundo disco, “Nada personal”, donde llegó la hora de la consagración. El grupo, ya más cercano del dark The Cure que del pop burbujeante, mostró una rápida maduración. El bajista decía: “Sigue la alegría, pero con un poco más de responsabilidad. Empezamos a explorar sonidos”. Luego el líder decía: “Con el avenimiento de las cámaras de reverberación y los trucos sonoros de los 80 empecé a aprender a hacer canciones”. Y empezó a fotografiar con originalidad un momento cruzado de pasiones y soledades: “Comunicación sin emoción, una voz en off con expresión deforme” decía el tema central que le daba el nombre al disco. “Busco algo que me saque este mareo, busco calor en esa imagen de video. Nada, nada personal”. El trabajo de imagen, un rubro en el que fueron claramente pioneros, les permitió darse a conocer mejor y más rápido. Soda fue uno de los primeros en darle tanta importancia a los videoclips. El de “Cuando pase el temblor” en el Pulcará de Tilcara (Jujuy) y al final en la presentación del disco en Obras ante más de 20 mil personas y junto a una orquesta (toda una innovación para la época y ganador del premio al mejor video conceptual en México), el carnavalito-pop de “Nada personal”, los mostró como una banda de look ¿londinense? pero latinoamericana en esencia. “En nada personal nos pusimos las pilas e hicimos algo tremendo: queríamos conseguir un sonido grosso. Entonces llevamos un equipo de sonido para tocar en vivo y lo instalamos en el estudio Moebio. Eso contribuyó al salto de sonido”. Decía Cerati. “Para los recitales tratamos de reunirnos con gente que tenga onda con nosotros, para que las cosas salgan bien o mejor de lo que esperamos, por eso hicimos videos con super calidad y nuestros discos suenan bien. Queremos centrarnos en lo que es la creatividad en sí”. Luego, Alberti decía: “Me reuní con los chicos y empezamos a formar Soda Stereo y realmente me di cuenta de que se podía. La primera vez que me junté con ellos, el primer día, hablamos un rato y les dije: Nosotros vamos a cambiar la historia, vamos a hacer lo que ningún grupo ha hecho. Los tres confiábamos en el proyecto y éstos resultados son la recompensa de todo el esfuezo que hicimos”. “No nos encabillamos en un género. Queremos divertirnos y no quedarnos quietos nunca”. En marzo y en octubre, la banda se presentó en los festivales “Chateau Rock” y “Rock & Pop”, respectivamente, y la popularidad del grupo se propaga. Ese último disco provocó la primer gira de Soda por Latinoamérica y comenzó una escalada que llegaría a posicionarla como la banda más popular y trascendente del continente. Fue la primer banda de rock argentino que tocaba fuera del país. “Nada personal fue una explosión en Argentina y entonces entre nosotros y Alberto Ohanian, el manager de entonces, decidimos viajar a Chile a ver qué pasaba. Fuimos a todas las radios, hicimos notas con diarios y revistas y estaban alucinados con nuestros peinados y maquillaje”.

A principios de 1986 tocaron en el Teatro Radio City en Mar del Plata. En abril se presentan por primera vez en el mítico estadio del rock nacional Obras Sanitarias con invitados especiales como Fabián Von Quintero en teclados, Richard Coleman en guitarra y el Gonzo en saxo, donde tocaron los siguientes temas: Sobredosis de TV, Imagenes retro, Ecos, Si no fuera por, Juego de seduccion, Un misil en mi placard, Obsevándonos (satelites), Danza rota, Te hacen falta vitaminas, Afrodisiacos, Tratame suavemente, Cuando pase el temblor, Estoy azulado, Tele-K, Dietetico, Jet-set y Nada personal. También tocaron en un Festival llamado Rock in Bali, donde los temas Juego de seducción y El temblor los cantaron en inglés y donde presentan dos temas que serían incluidos en su próximo disco: Prófugos y Persiana americana. Y ese año llegó el tercer disco, “Signos”. Uno de los mejores trabajos de Soda. Con temas clásicos como “Persiana americana” y “Signos”. Con los siguientes músicos invitados: Fabian Von Quintero en teclados, Celsa Mel Gowland en coros, Richard Coleman en guitarra, Diego Urcola en trompeta, Pablo Rodriguez en saxo alto, Sebastián Schón en saxo tenor y Marcelo Ferreira en trombón. Para la crítica no solo fue un avance sustancial con respecto a su producción anterior, sino que significó el indudable talento de Gustavo Cerati como compositor, guitarrista y cantante y la definitiva cohesión de un trío que tenía más que ofrecer que antes. “Signos” fue disco platino en Argentina y doble platino en Chile. Cerati le contó a la televisión: “Signos fue el disco que más música pusimos, arrancamos de cero, es el más natural.” Y también dijo que “El resultado de una ansiedad más tortuosa. Estaba solo y era un momento muy raro, nos costaba ver la belleza y lo tortuoso nos parecía lo más interesante. Vivíamos bastante drogados, parecía que estábamos lejos del arte y sin embargo fue uno de nuestros discos más profunfos, quizás porque no la estábamos pasando bien. Inaugura una parte épica del grupo con canciones como Prófugos”

En enero de 1987 volvieron a tocar al Festival Rock in Bali en Buenos Aires. También se presentaron en Superdomo (Mar del Plata) para el programa Musica Vinilo. En mayo de ese año ocurrió una trajedia. Soda se presentaba en una discoteca de San Nicolás, donde un derrumbe terminó con la vida de cinco chicos. Con una carga emocional muy fuerte aún sin digerir y un estado de ánimo algo apagado, una semana después van a tocar a Obras, con Daniel Sais en teclados, presentando los temas: Signos, Estoy azulado, Sin sobresaltos, No existes, Final caja negra, Juego de seduccion, Danza rota, El rito, Cuando pase el temblor, Persiana Americana, Sobredosis de TV y el Vita-set (Vitaminas – Jet-set). En junio tocan en Superdomo (Mar del Plata). Cerati contaba: “Al principio nosotros teníamos como idea salir a tocar a todos lados, pero no pensábamos en Latinoamérica. Después nos llegaron noticias de que en Perú un tema estaba primero en el ranking, porque a un loco se le ocurrió pasarlo mucho por la radio, partimos a Perú… Así fue pasando, esa es la verdad”. Contaba Cerati. El verdadero proceso de la conquista Latinoamericana la contó así Cerati: “No digo que no hubo ningún tipo de planificación, porque nuestro representante tomó aviones, fue, avanzó, ofreció. Pero el éxito real fue otro proceso: de Argentina saltamos a Chile, de ahí a Perú, a Paraguay; de Perú se contagió Ecuador, de ahí Colombia, como algo que sube por su propia presión”. “No sé como sucedió, pero cuando volvimos a Chile fue una cosa increíble: se había producido realmente una sodamanía. Era una locura: mil personas día y noche en la puerta del hotel, actuaciones para 30 mil personas en pueblos desconocidos del Sur… En fin, una cosa que nos superaba por completo. Después tocamos en el Festival de Viña del Mar, básicamente porque The Police lo había hecho unos años antes. Pensamos: Bueno, no está tan mal, tiene cierto prestigio. Ese show de televisión lo vio todo Chile y buena parte de América Latina. Es como si te dijera acá ni Tinelli. Eso nos llevó a un lugar de popularidad increíble. Lo mismo pasó en Perú. En Venezuela tocamos en algunos lugares muy chicos. En México fuimos en tren de promoción. Cuando volvimos más tarde, pasó igual que en Chile: explotó”. Zeta dijo: “Latinoamérica. Los viajes, las aventuras. Iba a ser una película, un documental, pero no alcanzó el presupuesto”. En febrero de ese año participaron en el Festival Viña del Mar en Chile, en abril batieron récords de público debutando en Paraguay y a fin de año tocan en México para 36.000 personas en sus once recitales por todo el país. Ese año hicieron 22 shows en 17 ciudades latinoamericanas cerrando la gira ante 25 mil personas en Obras, dieron contenido al siguiente álbum del grupo, “Ruido blanco”, con Daniel Sais como invitado, que dejó testimonio de cómo sonaba el grupo por entonces y también funcionó a la manera de un primer grandes éxitos.

Finalizada la gira llamada Signos Tour o Ruido blanco, en Junio de 1988 Soda viaja a Nueva York para grabar “Doble vida”. Producido por Carlos Alomar, guitarrista puertorriqueño que había trabajado con John Lennon, David Bowie, Paul Mc Cartney, entre otros. Con hits como “En la ciudad de la furia” (con un video filmado en las calles de Buenos Aires y ganador como mejor video del año de la cadena televisiva MTV), “Lo que sangra (la cúpula)” y “Corazón delator” atrajeron más al público local. En cuanto a las presentaciones en vivo, tocaron en Superdomo (Mar del Plata), en el programa Badia y companía, en La puerta de Alcala, Mexico D.F en septiembre, en Monumental Plaza de Toros Monterrey, Nuevo Leon, Mexico en octubre, en Plaza de Toros Calafia Mexicali, B.C., Mexico en noviembre, en Buenos Aires, la presentación del disco, se celebró ante 25 mil personas en las adyacencias del estadio Obras, a principios de Diciembre del 88, con la participación de Alomar en guitarra y con varias pantallas de video. Los acontecimientos de desorden militar que tuvieron lugar durante ese fin de semana , no lograron opacar el brillo y esplendor de Soda. La lista de temas fue: Juego de seduccion, La ciudad de la furia, Lo que sangra (La cúpula), Estoy azulado, En el borde, El cuerpo del delito, Languis, Doble vida, Danza rota, Corazon delator, El ritmo de tus ojos, Pic-nic en el 4to “B”, Final caja negra, El tiempo es dinero, El rito, Signos, Cuando pase el temblor, Sobredosis de TV. El 25 de diciembre tocaron en la disco La Casona y el 27 cierran el año en la avenida 9 de Julio tocando para el festival “Tres días por la democracia”, el evento más multitudinario de la época en la Argentina, con un concierto ante 150 mil personas, donde primero tocaron, entre otros, Baglietto, Charly García, Ratones paranoicos, Fito Paez y Luis Alberto Spinetta. Juego de seducción, La ciudad de la furia, Lo que sangra (La cupula), Pic-nic en el 4to. B, Doble vida, Danza rota/good times, Corazon delator, El ritmo de tus ojos, Final caja negra, Signos y Cuando pase el temblor fueron los temas del recital que posicionó al grupo como la gran bestia pop de la década. Aunque 10 años después de grabar el disco dijo: “Escucho Nueva York, ahí es uno de los discos que menos me gusta, nuestro lado más funky y uno de los menos profundos a pesar de que tiene algunos clásicos”.

La única novedad discográfica de Soda en 1989 fue el maxi “Languis” con sólo cuatro temas, tres de “Doble vida” y uno nuevo: “Mundo de quimeras”. En ese año superan el primer millón de discos vendidos y emprenden su quinta gira por Latinoamérica, en la cual a los países ya visitados se le suma Estados Unidos. En octubre tocan en la gira Languis Tour o Mundo de quimeras Tour en Plaza de Toros Calafia Mexicali, B.C., Mexico.

El trío llegó a 1990 con su séptimo disco, “Canción animal”, grabado y mezclado en Miami, Estados Unidos, un disco notable –para muchos el mejor- que lo acercó más que en ningún otro momento a las raíces del rock argentino. Con la vuelta al grupo de Daniel Melero y con músicos invitados como: Fabián “Tweety” Gonzalez y Andrea Alvarez. En ese momento Soda ya ocupaba un lugar en la música nacional que nunca pudo serle arrebatado. Con videos como “Cae el sol” y “de Música Ligera” al frente, esta obra posibilitó que la banda volviese a las rutas fuera del país, donde a los otros países se le suma Puerto Rico. Mientras, Cerati decía: “Es un disco más rockero. Es el reflejo de que somos un grupo pop, pero absorbimos la cultura rock. Donde más nos distorsionamos, uno de nuestros puntos más altos. Creo que es un disco muy de los ´90. Hay un espacio entre el pop y el rock and roll, Soda estaría en el medio de esos dos géneros, donde hay muchas influencias”. Y como local en la ciudad de la furia siguió siendo especialmente fuerte: En octubre, Soda emprende la gira nacional mas espectacular que recuerde la historia del rock en Argentina, llevando durante dos meses a 30 ciudades del interior del país varias toneladas de equipos, dos escenarios móviles y una troupe de 70 personas a través de un recorrido de 14 mil kilómetros. En noviembre se presentan en Estadio Atenas La Plata. En diciembre cierran el año con una recordada presentación ante 45.000 personas en el estadio Velez Sarsfield donde tocaron los temas: En el septimo dia, Juego de seduccion, Hombre al agua, Un millon de años luz, Cancion animal, Sueles dejarme solo, De musica ligera, Lo que sangra (La cupula), Final caja negra, Corazon delator, En la cuidad de la furia, Entre canibales, Pic-Nic en el 4to. “B”, En el borde, Te para tres, Cuando pase el temblor, Un misil en mi placard, Sobredosis de Tv y De musica ligera (bis). Luego la Gira Animal seguía por Punta del Este, Venezuela, Palacio de los Deportes (Mexico D.F.), Monumental plaza de toros Monterrey, N.L. (Mexico) en febrero, Auditorio del Estado Mexicali, B.C. (Mexico), Palacio de los Deportes Mexico, D.F, (Mexico) en marzo, en junio en un ciclo de 14 shows llenan el Teatro Gran Rex (otro de los récords históricos que logró Soda Stereo), donde tocaron: Hombre al agua, Sin sobresaltos, Un millon de años luz, Cancion animal, 7mo. dia, El rito, Tratame suavemente, No necesito verte, En el borde, Final caja negra, Corazon delator, No existes, Lo que sangra (La cupula), En la ciudad de la furia, Te para tres, En camino, De musica ligera, Cae el sol, I want you (She’s so heavy), Cuando pase el temblor, Persiana americana, Profugos, Signos y Sobredosis de TV.

Y como testimonio de los recitales en el teatro, en el año 1991, fue editado el segundo maxi, “Rex Mix” con registros de esas actuaciones, un tema nuevo, “No necesito verte (para saberlo)” y algunos mixes. “Un pastiche dificil, una combinación un poco rara de canciones, pero un mundo nuevo. El paso previo a Dynamo”. Decía Cerati acerca del disco de mixes. En cuanto a la gira animal, continúan shows en Colombia, Venezuela, producción de clips y cierran el año, nuevamente, en la avenida 9 de Julio al aire libre, pero esta vez en el cierre del ciclo de conciertos “Mi Buenos Aires Querido”, en una de sus mayores hazañas, ante una multitud de 250.000 personas. Los temas tocados fueron: De musica ligera (introduccion), Hombre al agua, Sin sobresaltos, Un millón de años luz, Canción animal, (En) El 7mo. dia, Tratame suavemente, En el borde, Final caja negra, Corazón delator, No existes, Lo que sangra (La cupula), En la ciudad de la furia, Te para tres, En camino, Cae el sol, I want you (She’s so heavy), Cuando pase el temblor, De musica ligera, Persiana Americana, Profugos, No necesito verte (para saberlo) y Sobredosis de TV. Luego, quizá para escapar de ese gigantismo que los abrumaba, Cerati graba su primer disco fuera del grupo. Uno a dúo con su viejo amigo Daniel Melero, que se llamó “Colores santos”.

A principios de 1992, presentan shows en los estadios de las principales ciudades de Argentina (como el Estadio Mundialista de Mar del Plata). En mayo emprenden una gira a España con conciertos en Barcelona, Sevilla, Valencia y Madrid. Y el proyecto Soda Stereo siguió en pie. Tras la gira por España e insistentes rumores de su disolución, en septiembre, el trío se encerró en su propio estudio, se puso a jugar con las máquinas y la distorsión y surgió “Dynamo”, el disco más áspero de su carrera (rock sónico), pero también uno de los más atractivos que, según la crítica, los ubicó nuevamente en una actitud de vanguardia. Con otra colaboración de Daniel Melero, Tweety Gonzalez y Flavio Etcheto, entre otros y más instrumentos como MPC-60, sampler, sintetizador y padanth voice. Sobre este período, dijo Cerati un tiempo después: “Decidimos cambiar el rumbo porque llegó un momento en que no quisimos seguir inflando más al monstruo que habíamos creado. Las 250.000 personas en la 9 de Julio fueron algo problemático porque, ¿adónde íbamos a ir después? Ya estábamos medio podridos y cansados del grupo y yo personalmente tenía pocas ganas de seguir. Pero después encaramos el desafío de no perder las ganas de hacer música. Juntarnos fue duro pero nos sorprendió lo que fue surgiendo. Fue una nueva experiencia, además de grabar en nuestro propio estudio. Por medio de la música surgieron las canciones y fue una puerta para hacer otras cosas. Los grupos más chicos ven a Soda Stereo como una punta para hacer cosas que no se hacen dentro del pop, entonces Soda Stereo está en el centro y eso es lo que nos asusta y con este disco nos corremos un poco al costado. Pero “Dynamo” no está por debajo de otros discos como “Nada personal” en cuanto a ventas”. El disco fue presentado en Obras, los días 18, 19, 20, 22, 23 y 25 de diciembre de ese mismo año con un show soberbio, que incluyó un par de gestos simbólicos que hablan del espíritu inquieto que siempre movió al grupo. Primero: a la misma hora que Soda tocaba su disco en Obras, a apenas 10 cuadras de allí, en la cancha de River, Serú Girán concretaba su cacareada pero poco feliz reunión después de 10 años. Lo nuevo versus lo viejo: esa parecía la opción. Segundo: para números de apertura, el trío eligió a cuatro representantes de la –por entonces flamante- movida sónica. Babasónicos, Juana la Loca, Martes Menta y Tía Newton eran frecuentes animadores de la escena under de Buenos Aires, y su participación como teloneros de Soda Stereo les llegó como una bendición. Fue un gesto generoso que funcionó como doble legitimación, pues por un lado Soda presentaba en sociedad a sus herederos, y a su vez probaba que su brusco cambio estético tenía estrecha relación con el sonido de la nueva generación. Apoyado por un diseño de luces poco habitual (el estadio teñido de rojo y la coreografía –con bailarina y una gran pelota colorada- para “Luna roja” es una imagen que quedará en la memoria), pantallas de video atrás y en el techo del escenario, y un sonido también poco común para el lugar, Soda desafió a sus fans tocando casi todas las canciones de “Dynamo” y muy pocas de su viejo repertorio. Las bases secuenciadas, las capas, las capas de guitarras y las letras decididamente ambiguas generaban un clima hipnótico sacudido por furiosos golpes de electricidad que sólo daban tregua en los escasos momentos en que el trío decidía viajar al pasado con temas como “En la ciudad de la furia” o “Cuando pase el temblor”. La lista completa fue: En remolinos, Primavera 0, Secuencia inicial, Juego de seduccion, Camaleón, Signos, Luna Roja, Toma la ruta, En el 7mo dia, Fue, En camino, Nuestra Fe, Cuando pase el temblor, Ameba, Claroscuro, La ciudad de la furia, Texturas, Hombre al agua y de Musica Ligera. Cerati, Zeta y Charly –más Tweety González en máquinas y teclados y Flavio Etcheto en trompeta y guitarra- sonaron con precisión de computadora y a un volumen brutal. Y pusieron al rock argentino en la órbita de los sonidos que –comprobaríamos más adelante- alimentaron la música de la década. Y luego vino otra gira por Latinoamérica: Paraguay, Chile, Venezuela y una gira de un més y medio, empezando en marzo, en México (en lugares como la Plaza de Toros Calafia Mexicali, B.C. o el Gimnasio Juan De La Barrera Mexico, D.F.) hasta abril de 1993.

Luego de “Dynamo”, llegó “Zona de promesas” con mixes de los años 1984 a 1993 (“En la ciudad de la furia”, “Cuando pase el temblor” y “Primavera 0”, entre otros) y sólo un tema nuevo, el que le da nombre al disco. En 1993 la intención de continuar juntos no dio para mucho más. Cerati hizo su primer disco solista, “Amor amarillo”, con la colaboración de Zeta Bosio, quien luego se dedica a la producción artística de grupos nuevos como “Aguirre” y “Peligrosos gorriones” y Charly Alberti produjo “Plum”, el disco debut de su novia de entonces, la modelo Déborah de Corral. Entre ese año y el 94 el grupo estuvo virtualmente separado.

Pero cuando parecía que el final estaba decretado, a fines del 94 Soda se juntó de nuevo y Charly Alberti decía: “Nos reencontramos con ganas de tocar de nuevo para ver qué pasa”. Y Cerati dijo: “Sueño stereo es un disco que nos engloba, que tiene guiños a todo lo que habíamos hecho antes. Nos aislamos de lo que estábamos acostumbrados en los últimos años, la familia, y nos encerramos como en otras épocas para hacer el disco porque si hacíamos las dos cosas (prestarle atención a sus familias y hacer el disco) al mismo tiempo nos hubiera llevado un montón de tiempo y hubiera sido un “Disco eterno” (nombre de uno de los temas del disco)”. Y Zeta decía: “Este disco es el reconocimiento de que somos clásicos”. Entonces, a fin de junio, Soda renació con un disco “autorreferencial”, grabado en Londres y titulado “Sueño stereo”, que a 15 días de su edición en Latinoamérica, se convirtió en disco platino. Esta vez con el sello “BMG”, ya que en los últimos años no había buena relación con la gente de “Sony Music”. Utilizando, además de los instrumentos de “Dynamo”, violines, cello y la computadora que pasa a tener más importancia. Con videos como “Ella usó mi cabeza como un revolver” y “Zoom”, el cual fue grabado con fans de Soda en el planetario. Y fue presentado en septiembre, nuevamente en un ciclo espléndido en el Teatro Gran Rex, llenándolo durante 9 días y con una crítica que los llenaba de elogios. Los temas que tocaron fueron: Planta, Disco eterno, Ella uso mi cabeza como un revolver, Danza rota, Juego de seduccion, Persiana americana, Terapia de amor intensiva, Entre canibales, Final caja Negra, Hombre al Agua, Crema de estrellas, El ojo de la tormenta, En remolinos, Primavera 0, Fue, Pasos, Signos, De musica ligera, Cuando pase el temblor, Zoom, Un millon de años luz, La ciudad de la furia, Paseando por Roma y Profugos. En Noviembre se presentan en la Plaza Moreno de La Plata ante 200.000 personas por el Aniversario de La Plata. Luego tocaron en Venezuela. Ese mismo mes tocan en el Teatro Monumental de Santiago de Chile.

En 1996 la gira por Latinoamérica continuaba en : Colombia, Perú, Honduras, Panamá, Costa Rica, México (donde tocaron en Parque fundidora (hoy auditorio coca-cola) Monterrey y en el Teatro Metropolitan de Mexico D.F.) en febrero y Miami (Estados Unidos) en marzo. Ahora sí, los tres podían dar por cerrado el círculo del primer sueño de sus vidas. Cuando finalizaba la gira de “Sueño stereo”, Soda mostró una faceta poco conocida, la acústica, con una actuación en el ciclo “Unplugged” de MTV, en la ciudad de Miami el 12 de Marzo de 1996, que dejó un disco, “Comfort y música para volar” o “Soda Stereo Plugged” con estos músicos invitados: Tweety Gonzalez, Pedro, Diego y Ezequiel Fainguersch, Andrea Echeverry y Iain Baker. En el recital grabado en vivo, tocaron temas viejos como “En la ciudad de la furia” (en una nueva versión), “Entre caníbales”, “Té para tres”, los últimos temas: “Ella usó mi cabeza como un revólver”, “Pasos” y “Ángel eléctrico” y tres temas nuevos: “Planeador”, “Coral” y “Superstar”. “¿Cuál es la joda de agarrar una guitarra acústica y tocar lo mismo que hacés con una guitarra eléctrica? Más que Unplugged, entonces, pensamos en algo cool, en versiones más aggiornadas de nuestras canciones sin traicionarles el espíritu”. Decía Cerati. Zeta dijo después: “Una buena excusa para hacer un disco. Ya estábamos en otra etapa y había que reflejarla. La idea de Comfort y música para volar yo la asocio más con el placer que con el aburguesamiento”. Luego de ese disco, todo se queda en un silencio solo interrumpido por versiones no oficiales de la separación del grupo. En octubre se presentan en el estudio de la radio argentina Rock & Pop.

En 1997, “No estábamos entusiasmados con seguir dando pasos juntos, pero no es una separación enemistada” dijo Cerati. “Una diferencia entre nosotros y otros grupos que se separan, es que nosotros no nos agarramos a trompadas.” Decía Charly. “La disolución de Soda es atribuible en gran parte a la falta de comunicación entre nosotros. Y bueno, ya es tarde… Soda Stereo es Soda Stereo y nadie nos puede quitar esa condición. Cada grupo ocupó su lugar y Soda llegó donde tenía que llegar. Creo que cada uno entregó lo suyo. Yo cumplí todos los sueños de mi vida. Peleo por eso a morir, trabajo a más no poder, conozco mis miles de limitaciones, pero trabajo para conseguir lo que quiero. Soda somos tres personas. Yo no podría haber hecho nada si no hubiera tenido a un Gustavo Cerati ni a un Zeta Bosio, nada. Ni ellos sin mí. Definitivamente eso fue Soda Stereo: La unión de 3 personas inteligentes. Se trata de que esta separación sea lo menos traumática posible, porque no tengo ganas de pelear ni con Gustavo ni con Zeta, ni nada. Son como mis hermanos, crecí junto a ellos.” Continuaba Alberti. Zeta Bosio dijo: “Nos parecía mentira que las cosas salieran tan bien, porque hacíamos lo que realmente sentíamos. En ningún momento adoptamos una pose y eso fue fundamental para que todo saliera como salió. Creo que se nos fue la mano. Llegamos mucho más lejos de lo que nos habíamos propuesto en un principio. No se muy bien lo que voy a hacer, pero voy a tratar de que explote algo. Realmente hay que tener mucha energía para armar una banda, y voy a esperar que esa energía llegue, no voy a forzar nada. No voy a borrarme. La música me fascina y no me quiero privar de semejante placer. En un momento nos dimos cuenta de que estábamos cayendo en el mismo vértigo que estabamos generando. Nos estaba comiendo. En nuestra vida, Soda fue algo muy mágico. Fuimos pasando situaciones muy difíciles y superándolas, yendo siempre a más”. Entonces ahora sí las versiones son realidad, el grupo había anunciado su separación y para cerrar su exitosa carrera, en una gira monstruosa por las ciudades más importantes del continente y cerrando en Buenos Aires, el 20 de septiembre, grabó “El último concierto” en el estadio River Plate ante más de 70 mil personas, Cerati, Bosio y Alberti salían al escenario, luego de la ovación, el líder de la banda dijo: “Llegó el día , la hora, minuto, instante” para poner más expectantes a los tantos seguidores de Soda. “La lista de temas no intenta ser cronológica, sino más bien justa con todos los discos, pero fundamentalmente con las canciones. Quizás el que menos tocamos es el primero, porque la cercanía temática y sonora sería hoy un poco forzada. En cambio, Cancion Animal siempre ha sido un disco muy potente para hacer en vivo. Por eso es que le dimos una gran importancia. No en cantidad, pero sí en lugares de la lista”. Decía Cerati acerca de los temas que compondrán el último recital del trío. “¿Cuál es la idea de este show? Es dejar una impresión, si pudiéramos, eterna.” Charly Alberti dijo: “Puedo hacer cuarenta shows, no me importa. Para mí el último será sólo el de River. Ahí sí que no sé lo que me puede llegar a pasar.” También habló después del último concierto en México. “Cuando estábamos tocando sentí la sensación de decir: bueno, no está tan mal, entonces, por qué me estoy separando? Pero me di cuenta de que esta gira va a ser así, porque como es la última vamos a tener otra sensación.” Tocaron sus mayores éxitos de todas las épocas: “Cuando pase el temblor”, “En la ciudad de la furia”, “Persiana americana”, “Signos”, “Primavera 0”, “Ella usó mi cabeza como un revólver” y muchos más, y cerrando el recital con “de Música Ligera” (con el cual salió un nuevo video grabado en ese mismo recital) y dando la famosa frase de Cerati: “No solo no hubiéramos sido nada sin ustedes, sino con toda la gente que estuvo a nuestro alrededor desde el comienzo, algunos siguen hasta hoy. ¡Gracias… totales!”. La banda más importante de Latinoamérica de todos los tiempos había ofrecido 1.488 shows, habían tocado en más de 20 ciudades del mundo y en la gira del último concierto convocaron a más de 250.000 personas.

Al poco tiempo después, Cerati explicó que el grupo no daba para más y que las relaciones estaban gastadas, pero la separación del trío fue en términos amistosos y les abrió nuevos horizontes, siempre ligados a la música. ” No hay nada que me parezca tan importante como hacer una buena canción. Por otro lado, sé que funciono muy bien como administrador de energías. Además de las que yo genero, con mis composiciones o lo que sea, el hecho de utilizar energías ajenas y conformar algo es, precisamente, en lo que estuve inmerso todo este tiempo con Soda Stereo. Una cosa es que extrañe Soda, y otra es que extrañe esa energía. No me gustaría sentirlo, así es que ese aspecto social va a estar presente en lo próximo que haga, al revés de Amor Amarillo, que era bien para adentro”. Decía Cerati ya disuelto el grupo. Hoy, Charly Alberti es empresario de informática, toca en el grupo tecno, “Audioperú” y pertenece al sello URL records. Zeta Bosio produce grupos nuevos en Sony Music. Y Gustavo Cerati comenzó su carrera como solista.

AHORA UN REGALO DEL REGRESO DE SODA

LO QUE SANGRA (LA CUPULA)

?

LA CIUDAD DE LA FURIA OTRO CLASICO